miércoles, 17 de marzo de 2010

¿MENTIRA O EQUIVOCACIÓN?




¡Qué fácil salió por tu boca aquél “te quiero” que dejó de repente helada el alma mía!.

¿Me quieres?.
¿Tú sabes lo que dices?.
¿Acaso esa palabra es tan insignificante para ti que la lanzas al aire cual silbido?.
Querer no es eso a lo que tú aludías,
creo que al decir “te quiero” te confundías.
Sólo se quiere a quién bien conoces,
a quién sigue a tu lado tras riñas y goces,
y no a quién sin tiempo a reñir has gozado en un día.

¡Que fácil salió por tu boca aquél “te quiero” que dejó de repente helada el alma mía!.

Querer se quiere sin sexo de por medio, -y con él también-, pero no como condicionante.
Querer no es hinchazón de bragueta en un instante.
Querer es gozar al otro sin acaso tocarlo.
Querer es alcanzar el cenit de placer con la mirada y no llamarlo orgasmo.
Querer, amar, desear, besar, acariciar…,
son verbos que requieren permanencia,
que siendo pasajeros dejan de ser verdad.
¿Que me querías decías?,
y tras aquél “te quiero”…..,
¿dónde estás?.

¡Que fácil salió por tu boca aquél “te quiero” que dejó de repente helada el alma mía!.

1 comentario:

  1. Precioso...es simplemente una gran verdad.

    ResponderEliminar